El regalo de ser padres

Ser madre es un regalo. Ser padres, en general. Y, como es un regalo, es inmerecido, es porque sí, gratuito en su sentido más originario. No es un auto-regalo, no es algo que te compras. Eres responsable de cuidarlo, pero, en primer lugar, de acogerlo. Ser padres no es una meta, no es un derecho, no es algo que debas conseguir para llenar tu check-list de satisfacción emocional. ¿Y esto por qué?

Navidad, Sartre y lo que aprendo de una Madre

Este año hemos puesto el belén de un modo un poco diferente al año pasado. Pablo ha colocado los troncos de corcho de tal manera que la gruta parece real. Al ángel anunciador lo hemos situado al lado de los pastores. El lago artificial ha sido objeto de una pequeña ampliación. En el Portal, la mula y el buey al fondo, y en primer plano José, el Niño y María... Pero algo no me terminaba de convencer...