Lo que mi hijo me ha enseñado en dos años

Un carpe diem que te lleva a disfrutar de la vida, la belleza de no ser "eficaz", la flexibilidad necesaria para una aventura, la huida del "tengoque", la grandeza de las pequeñas cosas... Todo esto —y más— me ha enseñado mi hijo en dos años.

El cuerpo de una madre

Si conseguiste librarte de la tiranía y la presión de la imagen pasada tu adolescencia, puede que tras estrenar maternidad te vuelvan a presentar batalla. Los cuerpos de mujeres con los que nos bombardean desde los anuncios, las series, las películas, las revistas, muchas veces no son cuerpos de madres. Tú tienes que saberlo. La sociedad debe saberlo.