makelovehappen-hacer-el-amor-comunicacion

Hacer el amor: conversaciones para uniros más

¿Hablar sobre sexo? ¿No es la manera definitiva de quitarle todo romanticismo y espontaneidad al asunto? Esther Perel comenta que los hombres y las mujeres a veces caen en la trampa de pensar que si hay que hablar sobre este tema eso significa que no hay buena conexión sexual: «¿Qué tal si lo repensamos? ¿No tiene más sentido que si sientes que puedes comunicar de manera abierta y con confianza lo que quieres eso es un signo verdadero de una buena conexión sexual?». La comunicación sirve para conocerse sin miedo, y esto, como dicen en "Sexo para inconformistas", ayuda a que los dos estén relajados «ya que no se tiene que fingir lo que no se es».

Hacer el amor: el mito de la espontaneidad y cómo construir el deseo

Las películas nos muestran relaciones sexuales “perfectas” (según ciertos estándares): surgen espontáneamente, a los dos les apetece al mismo tiempo, en general siempre están disponibles y con energías suficientes para ello (por eso es muy fácil que surja en cualquier momento y lugar y que un pestañeo o una leve caricia sea la chispa que prenda todo). ¿El truco? Es ficción. Vale, ¿entonces fuera de las pantallas estamos abocados a lo contrario? No, para nada. Pero hacer el amor, como un buen baile en pareja, no se improvisa.

makelovehappen-incompatibles-sexual

Desenmascarando la incompatibilidad sexual

“¿Cómo voy a estar con un chico toda la vida si no sé si es bueno en la cama?" “Es mejor probar la compatibilidad sexual antes de casarse” “Tenemos que conocernos también en el sexo, para saber si nos gusta lo mismo” “El sexo en el noviazgo es necesario” “Hay personas que no disfrutan del sexo y eso puede hacer la relación complicada” “Como el sexo no sale bien a la primera por eso es importante practicar antes” “Prefiero que el sexo sea con alguien con quien sea fácil” Seguro que, como yo, os habéis topado en algún momento con estas afirmaciones y otras parecidas. Puede que incluso alguna vez os las hayáis planteado vosotros mismos y/o a vuestra pareja. Pero ¿tienen sentido? En este post voy a intentar explicar cuánto hay de mito y cuánto de verdad en ellas.