makelovehappen-ser-madre-miedo-3

Ser madre y tener miedo

Al ser madre, conocí el miedo. Todo empezó con Jaime. No estaba preparada para tener un hijo —porque nunca estamos realmente preparados para las cosas más importantes de la vida—. Las incertidumbres de las primeras semanas de embarazo dieron paso a otros miedos. Y la inquietud no disminuyó con su nacimiento. Pensé que con el segundo hijo sería distinto. Pero no. Al ser madre, conocí el miedo. Pero hice también otro descubrimiento.

El cuerpo de una madre

Si conseguiste librarte de la tiranía y la presión de la imagen pasada tu adolescencia, puede que tras estrenar maternidad te vuelvan a presentar batalla. Los cuerpos de mujeres con los que nos bombardean desde los anuncios, las series, las películas, las revistas, muchas veces no son cuerpos de madres. Tú tienes que saberlo. La sociedad debe saberlo.