La canción del verano que no quiero bailar

La canción del verano que no quiero bailar.
Las canciones, más bien.
Porque, aunque se me vayan los pies y tengan un ritmillo "guay", sus letras van contra la dignidad de la mujer y del hombre, y contra el amor del bueno en el que creo y por el que lucho.