makelovehappen-incompatibles-sexual

Desenmascarando la incompatibilidad sexual

“¿Cómo voy a estar con un chico toda la vida si no sé si es bueno en la cama?" “Es mejor probar la compatibilidad sexual antes de casarse” “Tenemos que conocernos también en el sexo, para saber si nos gusta lo mismo” “El sexo en el noviazgo es necesario” “Hay personas que no disfrutan del sexo y eso puede hacer la relación complicada” “Como el sexo no sale bien a la primera por eso es importante practicar antes” “Prefiero que el sexo sea con alguien con quien sea fácil” Seguro que, como yo, os habéis topado en algún momento con estas afirmaciones y otras parecidas. Puede que incluso alguna vez os las hayáis planteado vosotros mismos y/o a vuestra pareja. Pero ¿tienen sentido? En este post voy a intentar explicar cuánto hay de mito y cuánto de verdad en ellas.

makelovehappen-vulnerables

Vulnerables, sí

En ocasiones somos débiles, nos dejamos llevar por otras cosas, permitimos que el cansancio y el orgullo sean más fuertes, en definitiva, no amamos como estamos llamados a amar. Tenemos defectos y hacemos cosas mal. No todos nuestros fallos son simples errores de cálculo, ni iban todos con buena intención. Somos limitados. No suena bien así de entrada pero... ¿y si eso forma parte de nuestra grandeza?

makelovehappen-espontaneidad-autenticidad

Ser o no ser espontáneo

En ocasiones sobrevaloramos la espontaneidad, o no la entendemos bien. En general se sitúa en un pedestal como una cualidad deseable de las personas, algo que apreciamos encontrar en el otro, que nos resulta atractivo. Pensamos en lo contrario de espontáneo y nos produce repelús: postizo, hipócrita, legalista, rígido, “con poca cintura”. Otras veces la miramos con cierta desconfianza. Como si fuera el fruto de una personalidad aún no madura. Pero ¿cuál es la mejor manera de enter la espontaneidad?

makelovehappen mito de la incompatibilidad

El mito de la incompatibilidad

Seguramente muchos hemos sido testigos de relaciones que se han roto porque «no éramos compatibles». Puede que incluso nosotros mismos hayamos pronunciado esa frase o una similar. Pero ¿qué queremos expresar cuando decimos eso? ¿Que discutimos demasiado? ¿Que no somos capaces de entendernos? ¿Que hemos descubierto defectos del otro que al principio me hacían gracia pero ya no? Y, la pregunta más importante: ¿existe realmente algo como ser incompatibles?