makelovehappen-tips-como-escribir

Trucos para escribir para gente sin tiempo

Tras el post de Instagram de trucos que me sirven para leer en medio del ajetreo del día a día (aunque nunca tanto como quisiera), surgió la idea de un post de trucos para escribir cuando querrías pero no consigues sacar tiempo.  Creo que muchos de ellos, de hecho, pueden servir para fomentar muchas otras aficiones que no sean la escritura, así que ojalá sean útiles para que alguien vuelva a pintar, retome la costura, se apunte a cerámica, saque tiempo para hacer deporte… me encantará saberlo. 😉 ¡Contadme! Y también podéis compartir en comentarios los tips que os ayudan a vosotros a sacar tiempo para hacer lo que más os gusta hacer.

5 cosas que no son descansar + un bonus

Aprender a descansar es una parte imprescindible del arte de no llegar a todo. Y el descanso no es solo para el verano. O metemos descanso y momentos de ocio bien entendidos en nuestro día a día o nos ahogamos. No os puedo dar buen ejemplo en este tema porque aún estoy aprendiendo, pero os comparto mis descubrimientos sobre lo que no es descansar. 

makelovehappen-hacer-el-amor-comunicacion

Hacer el amor: conversaciones para uniros más

¿Hablar sobre sexo? ¿No es la manera definitiva de quitarle todo romanticismo y espontaneidad al asunto? Esther Perel comenta que los hombres y las mujeres a veces caen en la trampa de pensar que si hay que hablar sobre este tema eso significa que no hay buena conexión sexual: «¿Qué tal si lo repensamos? ¿No tiene más sentido que si sientes que puedes comunicar de manera abierta y con confianza lo que quieres eso es un signo verdadero de una buena conexión sexual?». La comunicación sirve para conocerse sin miedo, y esto, como dicen en "Sexo para inconformistas", ayuda a que los dos estén relajados «ya que no se tiene que fingir lo que no se es».

Hacer el amor: cantidad o calidad, falta de tiempo y fijación por el placer

El sexo es bastante sencillo: pero sacarle todo el potencial que contiene por diseño, vivirlo de una manera que nos haga querer más y mejor, disfrutando con todo nuestro ser, que nos sintamos queridos, deseados, acogidos, en cada centímetro cuadrado de piel y de alma… eso no sale solo. Una vez desterrado el mito de la espontaneidad, convencidos de que el tiempo es un aliado y de que podemos construir el deseo, podemos encontrarnos con otras cuestiones para resolver: ¿mejor cantidad o calidad? ¿Qué hacemos ante la falta de tiempo? ¿Cuál es el papel del placer en nuestras relaciones?