makelovehappen roces cotidianos

Han saltado chispas, ¿y qué?

Los roces, las discusiones, los problemillas del día a día forman parte del amor del bueno. Hay que asumirlo. Así como se produce una cierta crisis cuando se rompe la burbuja de la idealización del enamoramiento y se empiezan a ver los defectos del otro… las primeras discusiones de casados también pueden marcar un hito. Aquí van 6 ideas para afrontar estos roces cotidianos.

makelovehappen-cuando-se-casa-una-amiga

¿Qué pasa cuando se casa una amiga?

Cuando en un grupo de amigas comienzan las primeras bodas la emoción suele ser grande. Se vive con ilusión cada preparativo, se comparten las inquietudes y los sueños, y las amigas —si son buenas amigas— se alegran infinito por la aventura que va a comenzar la que se casa. Todo esto puede ir unido a una cierta pena: se intuye que el nuevo camino de la futura esposa es algo nuevo que implicará cambios en sus otras relaciones. ¿Eso quiere decir que cuando uno se casa los amigos se olvidan?

No. Para nada.

Al menos no debería ser así. 

makelovehappen-liberacion-novia-oprimida

Liga de Liberación de la Novia Oprimida: un manifiesto

Si llevas acumulando mucho sufrimiento interior prolongado; si últimamente estás más triste y tú no eras así; si las discusiones son frecuentes y sobre los mismos temas y no llegáis a nada y parece que tú tienes la culpa siempre; si algo en tu interior te muestra señales de peligro pero te aferras a lo bueno que tenéis, aunque sea mínimo, para seguir; si percibes de su parte exigencias que ves que te raspan el alma… puede que seas una novia oprimida. 

Aquí va un manifiesto para liberarse de lo que parece amor pero no es.

makelovehappen-vivir-juntos-2.jpg

Por qué no vivir juntos antes de casarse es una buena opción (Parte II)

En el post anterior he intentado explicar que algunas razones que se suelen considerar al decidir si vivir juntos antes de casarse no tienen tanto peso como podría parecer: no es imprescindible la convivencia para saber si te quieres casar o no, convivir en una situación provisional —”por probar”— no te prepara realmente para una decisión permanente y, además, existe el riesgo de las diferentes expectativas que pueden ensombrecer el proyecto en común. 

Por otro lado, hay otros motivos —de mucho menos calado— por los que puedes plantearte convivir antes de casarte, pero que tal vez no sean tan buena idea: para ahorrar, para arreglar los problemas, porque "toca"... entre otros.