makelovehappen-vivir-juntos-2.jpg

Por qué no vivir juntos antes de casarse es una buena opción (Parte II)

En el post anterior he intentado explicar que algunas razones que se suelen considerar al decidir si vivir juntos antes de casarse no tienen tanto peso como podría parecer: no es imprescindible la convivencia para saber si te quieres casar o no, convivir en una situación provisional —”por probar”— no te prepara realmente para una decisión permanente y, además, existe el riesgo de las diferentes expectativas que pueden ensombrecer el proyecto en común.  Por otro lado, hay otros motivos —de mucho menos calado— por los que puedes plantearte convivir antes de casarte, pero que tal vez no sean tan buena idea: para ahorrar, para arreglar los problemas, porque "toca"... entre otros.

La vida tras la ruptura

Superar una ruptura duele y es costoso. ¿Cómo dejas de echar de menos a una persona de la noche a la mañana? ¿Cómo renuncias a lo vivido, a lo planeado juntos? No es solo cuestión de tiempo. Os dejo en este post algunas ideas, fruto de la EPA.

El noviazgo nace para acabar

¿Todas las crisis son malas en una relación? No. Existen las crisis de crecimiento, que ayudan a fortalecerla. Pero también otras crisis nos pueden ayudar a darnos cuenta de que la persona con quien pensábamos compartir un proyecto, no es "la" persona. ¿Cómo distinguir entre un tipo de crisis y otro? Os cuento algunas ideas.