Expectativas en su punto

¿Hasta qué punto podemos dejar la imaginación volar cuando empezamos a salir con alguien? ¿Es bueno hacerse demasiadas expectativas? ¿Qué podemos esperar de una relación? En sí mismas las expectativas no tienen nada de malo, y es comprensible tenerlas sobre el amor, porque en realidad las personas nos hacemos expectativas sobre cualquier asunto de nuestra vida, y con más motivo si es algo que anhelamos profundamente y en lo que nos implicamos. El punto es darles el valor justo, que se aproximen lo máximo posible a la realidad (expectativas con conocimiento de causa) y, sobre todo, dialogar sobre ellas con la parte implicada.

makelovehappen-liberacion-novia-oprimida

Liga de Liberación de la Novia Oprimida: un manifiesto

Si llevas acumulando mucho sufrimiento interior prolongado; si últimamente estás más triste y tú no eras así; si las discusiones son frecuentes y sobre los mismos temas y no llegáis a nada y parece que tú tienes la culpa siempre; si algo en tu interior te muestra señales de peligro pero te aferras a lo bueno que tenéis, aunque sea mínimo, para seguir; si percibes de su parte exigencias que ves que te raspan el alma… puede que seas una novia oprimida.  Aquí va un manifiesto para liberarse de lo que parece amor pero no es.

makelovehappen top ten 2019

El top ten de #Makelovehappen en 2019

En este post quiero compartir con vosotros el top ten de lo más visto en 2019 en #MakeLoveHappen. Entradas sobre sexualidad y amar con el cuerpo, artículos que pueden ayudar a prepararse para la aventura del matrimonio, la importancia de la mirada, y un post que lleva en el top ten cuatro años (¿adivináis cuál?). ¡Gracias por estar ahí un año más!

makelovehappen-vivir-juntos-2.jpg

Por qué no vivir juntos antes de casarse es una buena opción (Parte II)

En el post anterior he intentado explicar que algunas razones que se suelen considerar al decidir si vivir juntos antes de casarse no tienen tanto peso como podría parecer: no es imprescindible la convivencia para saber si te quieres casar o no, convivir en una situación provisional —”por probar”— no te prepara realmente para una decisión permanente y, además, existe el riesgo de las diferentes expectativas que pueden ensombrecer el proyecto en común.  Por otro lado, hay otros motivos —de mucho menos calado— por los que puedes plantearte convivir antes de casarte, pero que tal vez no sean tan buena idea: para ahorrar, para arreglar los problemas, porque "toca"... entre otros.