makelovehappen-miedo-sufrimiento-amor

Que el miedo a sufrir no te impida amar

A veces no nos lanzamos a la aventura por miedo a la incertidumbre, que en el fondo creo que es miedo a sufrir. En el camino que se abre delante de nosotros podemos vislumbrar los baches, los escollos, los muros y el dolor.

Muchas veces porque lo hemos visto en otras personas: amigos, familiares o conocidos que, incluso poniendo todo de su parte para formar un matrimonio y una familia feliz, se han topado con el sufrimiento. Los que se han quedado en el paro al poco de casarse, quienes han perdido al primer hijo que esperaban o esos cuyo pequeño pasa por una enfermedad grave, los que se encuentran con un problema gordo en las familias de origen, un accidente que acaba con la vida de tus seres queridos…

Es verdad, muchas familias pasan por situaciones dramáticas, pero también es cierto que el sufrimiento no excluye la felicidad. Y, muchas veces, esas familias son el mejor ejemplo de eso.

 

Entonces, ¿qué hago con mi miedo?

Hay un dicho que afirma que lo malo no es tener miedo, lo malo es no vencerlo. Tener miedo ante lo grande, lo desconocido, es normal. Es que somos conscientes de que algo nos excede. Lo malo sería que ese miedo nos paralizara, que no nos dejara tomar una decisión. Los valientes no son los que no tienen miedo, esos son los temerarios; los valientes son quienes lo vencen. Y en la vida hay que ser valiente (no un loco descerebrado).

Soy una fan total del matrimonio, de lanzarse a la aventura, pero no a tontas y a locas, ni a ciegas. No se trata de no ver o no pensar en las posibles dificultades. Al contrario de lo que dicen algunos refranes populares, creo que para casarse hay que hacerlo ¡con los ojos muy muy abiertos! No es una decisión superficial, no es pensar solo en el día de la boda, ¡es toda la vida!

Resulta perfectamente comprensible que al pensar en un futuro con todos los sufrimientos previsibles con los que puede venir den ganas de correr lejos. ¡Que levante la mano a quien le guste pasarlo mal! Pero el hecho es que en esta vida siempre va a haber dolor, es inevitable. Y sí, muchos sufrimientos vienen como consecuencia de los lazos que hemos creado, de nuestros compromisos. Uno podría pensar que a mayores compromisos, más probabilidades de sufrir, porque más te implicas (un marido, unos hijos, pero también: las amigas, los compromisos laborales, sociales…). Ahora bien… ¿quien no se compromete no sufre? Sufre igual. Puede que más, y si no más, sufre peor.

 

Sufrir solo no es lo mismo que sufrir acompañado

Porque la ausencia de compromisos lleva a la soledad y la soledad es sufrimiento multiplicado por dos (como mínimo). Tal vez no se vea tan claro ahora (que somos jóvenes, jeje) pero quien es incapaz de comprometerse y solo va de rollo en rollo… ¿dónde estará en 5, en 10, 40 años si no ha podido construir y guardar una relación? En algunos países ya hay comisiones especiales para luchar contra la soledad. Es un problemón que se nos viene encima.

Entonces, si cosas malas van a pasar, si el sufrimiento es inevitable… ¿mejor sufrir solo o acompañado? Yo diría que acompañado. Y no acompañado por cualquiera, sino por la persona que lo es todo para ti, en la que te puedes apoyar en todo momento, que tiene tu vida en sus manos y no te dejará caer.

Unas semanas antes de casarme una amiga (más mayor y experimentada que yo) me preguntó: ¿Tienes miedo de algo del matrimonio?

Por mi mente ya habían desfilado esos casos conocidos que comentaba al comienzo: problemas en el trabajo, enfermedad (incluso muerte) de un hijo, padres dependientes por una discapacidad… Pero tras pensarlo unos instantes mi respuesta fue: «Solo tengo miedo de que Pablo me falte». Porque pensé —y sigo pensando— que con Pablo puedo todo. Me dan miedo las enfermedades, me da miedo el paro —no tanto—, me da miedo que le pase algo a nuestros hijos, me da miedo imaginar que mis padres enfermen… todo eso me aterra.

Pero lo genial es que tengo la seguridad de que si alguna de esas cosas llegan no las tengo que vivir sola. Que voy a tener los brazos de Pablo ahí al lado, y su mirada, y sus palabras y su fuerza. Esto lo pensaba antes de casarme y lo sigo pensando cuatro años después. No hemos pasado ninguna desgracia, pero ha habido momentos de dolor, contrariedades, baches (por diferentes motivos), y en todos ellos, Pablo ha estado ahí al lado, diciéndome: «Juntos podemos todo». Y ya está.


Foto de sept commercial en Unsplash

2 comentarios en “Que el miedo a sufrir no te impida amar

    • Luzmaral dijo:

      Hola, María. Muchas gracias por tu comentario. Lo primero: lo siento si me he explicado mal pero para nada era mi intención culpabilizar la soledad. Soy más que consciente de que hay mucha gente sufriendo la soledad sin ninguna culpa, lo que sí que quería decir es que la soledad (entendida como estado vital, no como momentos de estar solo que todos necesitamos y nos vienen genial) no me parece algo deseable, ya que las personas estamos hechas para la relación con otras personas. Donde quiero poner el foco es en el problema que supone la incapacidad para adquirir compromisos, que eso sí me parece un mal en todos los niveles, y, lo que digo en el post es que esa incapacidad lleva a la soledad, no que toda soledad sea culpa de la falta de compromiso (no sé si así queda más claro). La soledad puede tener múltiples causas, y muchas veces no tienen que ver con quien la sufre injustamente. El link que está vinculado a esa frase lleva a un post en el que desarrollaba más ampliamente la idea de la soledad y las relaciones, como ya lo había hablado allí, no quería repetirlo todo. Gracias por tu comentario que me ha dado la oportunidad de clarificar este punto (espero 🙂 )

      Me gusta

Lo que aprendemos por el camino, muchas veces lo aprendemos con los demás... ¿Qué te ha parecido este texto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s