makelovehappen-espontaneidad-autenticidad

Ser o no ser espontáneo

En ocasiones sobrevaloramos la espontaneidad, o no la entendemos bien. En general se sitúa en un pedestal como una cualidad deseable de las personas, algo que apreciamos encontrar en el otro, que nos resulta atractivo. Pensamos en lo contrario de espontáneo y nos produce repelús: postizo, hipócrita, legalista, rígido, “con poca cintura”. Otras veces la miramos con cierta desconfianza. Como si fuera el fruto de una personalidad aún no madura. Pero ¿cuál es la mejor manera de enter la espontaneidad?

«No me arrepiento de nada» y otros faroles

«No me arrepiento de nada».
Siempre me llama la atención escuchar a personas esta afirmación (¿no se arrepienten del daño causado alguna vez a sus seres queridos?).

Otros "faroles" que se suelen oír: «Me equivoqué, pero desde el corazón» (¿la intención es lo único que cuenta?, ¿siempre que hacemos algo malo tenemos una buena intención detrás?).
«Yo no me arrepiento, simplemente intento hacerlo mejor» (Ojo con los buenos propósitos sin un cambio previo).

Ante estos "faroles" os hablo con el comienzo del año de la propuesta de un arrepentimiento que lleve a un verdadero empezar de cero.

Un arrepentimiento que significa libertad.

¿Te interesa?

blog-sexualidad-en-el-noviazgo-makelovehappen

Ideas para vivir una sexualidad satisfactoria en el noviazgo

Si eres de los que ha optado por el sexo de verdad (es decir, por esperar al matrimonio), ya sabes que esta decisión no va de aguantarse, sino de querer, de aprender a querer, también con el cuerpo, cada vez mejor. La sexualidad forma parte de cada uno de nosotros y no es sano anularla. ¿Se puede vivir una sexualidad satisfactoria en el noviazgo y que eso sea compatible con esperar al matrimonio? Sí. Voy a intentar explicar un poco el cómo, teniendo en cuenta cuatro aspectos: el amor del bueno, el placer, las situaciones y la espontaneidad.

Conjugar el nosotros

El 20 de junio de 2015 fue el primero de los días más felices de nuestra vida.
Llevamos un año aprendiendo a conjugar el nosotros. ¡Por muchos años más!