makelovehappen-ser-madre-miedo-3

Ser madre y tener miedo

Al ser madre, conocí el miedo. Todo empezó con Jaime. No estaba preparada para tener un hijo —porque nunca estamos realmente preparados para las cosas más importantes de la vida—. Las incertidumbres de las primeras semanas de embarazo dieron paso a otros miedos. Y la inquietud no disminuyó con su nacimiento. Pensé que con el segundo hijo sería distinto. Pero no. Al ser madre, conocí el miedo. Pero hice también otro descubrimiento.

El regalo de ser padres

Ser madre es un regalo. Ser padres, en general. Y, como es un regalo, es inmerecido, es porque sí, gratuito en su sentido más originario. No es un auto-regalo, no es algo que te compras. Eres responsable de cuidarlo, pero, en primer lugar, de acogerlo. Ser padres no es una meta, no es un derecho, no es algo que debas conseguir para llenar tu check-list de satisfacción emocional. ¿Y esto por qué?

dar-voz-al-matrimonio-canavox

Dando voz al matrimonio: CanaVox

En 2013 mi mundo se tambaleó y, en medio de esa crisis, una amiga me animó a soñar grande. ¿Qué quieres hacer con tu vida? ¿Dónde quieres estar? ¿Qué pedacito de mundo quieres cambiar y cómo? En mi libreta apunté mis "temas estrellas": amor, matrimonio, noviazgo, familia. Para ponerle patas, tenía pensado el corto plazo (este blog) y el largo plazo (involucrarme en alguna organización). El largo plazo para mí eran 10 0 15 años. Pero tres años después, conocí CanaVox y CanaVox me conoció, y acabé implicada en una conversación mundial sobre el matrimonio y la familia que ya llega a 32 estados de EE. UU. y a 23 países. En este post os cuento un poco más.