Hablemos de sexo. Makelovehappen

Hablemos de sexo

Se suele oír mucho sobre asuntos como “satisfacción sexual” o sobre la “frecuencia con la que se hace el amor”… pero se dice poco de la importancia de hablar sobre sexo con tu pareja.

Hace años que el sexo ya no es un tema tabú y está presente en todas partes —a veces, puede que incluso en demasiadas—: películas, series, libros, internet, canciones, publicidad… everywhere! Pero aun así, no sabemos hablar de sexo con la parte implicada. Sabemos hacer bromitas con los amigotes, pasarnos memes relacionados y cotillear. Pero nos falla la comunicación con nuestra pareja.

Y nos falla en este tema porque nos falla la comunicación en general. No lo he comprobado empíricamente pero creo que el 90% de los choques  entre novios/matrimonios, son conflictos por problemas de comunicación. Me gusta mucho cómo lo sintetizan los autores de Pijama para dos: «Los problemas de cama son problemas de sofá». Si apostamos por mejorar la calidad —además de la cantidad— de nuestras conversaciones, nuestra relación mejorará, y también nuestras relaciones sexuales.

Obviamente, será diferente lo que hablen unos novios sobre este tema (sobre todo si han optado por el sexo de verdad, es decir, esperar a casarse) de lo que hable un matrimonio de recién casados, o unos que llevan diez, quince, veinte años… Pero, como dice Ana Beltrán (os recomiendo su blog sobre afectividad y sexualidad, ¡buenísimo!): «Las cosas no hay que sobreentenderlas, hay que saberlas». No podemos esperar que el otro sea un adivino que lea nuestra mente o conformarnos con ideas preconcebidas, estereotipos o prejuicios.

Hablar de sexo en el noviazgo

En primer lugar es bueno que habléis de cómo pensáis vivir vuestros años de noviazgo respecto al sexo. Que hayáis decidido esperar al matrimonio no quiere decir que este tema se excluya de vuestras conversaciones. Vivir una sexualidad satisfactoria en el noviazgo es posible y compatible con esperar. Hablad de qué cosas os ayudan a quereros como queréis quereros y qué cosas no. Si esto acaba siendo un tema de conflicto recurrente, querrá decir que no os estáis entendiendo (problema de comunicación) y habrá que ver cómo solucionarlo.

En segundo lugar están esas conversaciones cuando la boda ya aparece en el horizonte. El libro Un momento inolvidable puede resultar muy útil, también a parejas ya casadas o que ya tienen relaciones; siempre se puede aprender a amar mejor, y siempre se puede aprender a amar mejor con el cuerpo.

Hablar de sexo en el matrimonio

El sexo forma parte del lenguaje del amor. El lenguaje de las relaciones sexuales es un lenguaje propio y distintivo del matrimonio. Por eso no se trata de una forma de comunicarse más, sino que tiene una importancia especial. Ese lenguaje sexual, esa intimidad compartida, si se vive bien, va acompañada de una intimidad también psicológica y espiritual en un grado que no tienes con ninguna otra persona en el mundo.

En el post sobre los consejos para recién casados hablaba de la importancia de conocerse bien el uno al otro, de convertirse en el mayor experto de tu marido, de tu mujer… y eso también abarca el plano de la sexualidad, obviamente. Hombres y mujeres tenemos distinto modo de comunicar —muchos problemas de comunicación vienen de esa disparidad, creo yo—, pero eso no es en sí un obstáculo sino un reto, que nos tiene que llevar a un aprendizaje mutuo. Es el encanto, la grandeza, la genialidad de ser complementarios. Cuanto más nos conozcamos a nosotros mismos y más al otro, la comunicación —en todas sus vertientes— irá mejor.

Tal vez muchos traumas, frustraciones y tristezas producidas por unas relaciones sexuales que no “llenan” a las personas se solucionarían con una buena comunicación de pareja —pero parece que en general los consejos para sortear estos escollos se centran de manera reductivista en posturas acrobáticas, afrodisíacos, juguetitos, etcétera—.

Me gusta mucho cómo lo explica Aaron Anderson, experto en terapia familiar, en este artículo:

«Cuando las parejas vienen a consultarme por sus dificultades sexuales, a veces se sorprenden, ya que yo no me enfoco en mejorar la técnica o en la cantidad de veces que tienen sexo por semana. Realmente no es importante si tiene relaciones 2 o 10 veces por semana. Lo fundamental es que el sexo se convierta en una experiencia íntima que los conecte profundamente.(…) Así que, en vez de discutir sobre sexo y terminar creando más distancia entre ellos, las parejas necesitan aprender a comunicarse y a hablar sobre sexo. También necesitan estar abiertos a escuchar lo que su cónyuge quiere, siente y necesita. Esta no es solo una receta para un sexo grandioso sino también para que la relación matrimonial lo sea».

Hay que hablar de sexo

Sin miedos y sin obsesiones. De lo que nos gusta y de lo que no. De que hace mucho tiempo o de que hace poco. De lo que preocupa y de lo que encanta. Todo. Bueno y malo. Y al hablar de esa intimidad, no olvidéis que la sexualidad es algo más amplio que las relaciones sexuales. La sexualidad son las caricias, la manera de mirar, de coger de la mano o de la cintura, los detalles del día a día. Debemos amar con el cuerpo todos los días aunque no todos los días hagamos el amor.


Dejo para posts venideros algunos temas relacionados pero tal vez más amplios como la importancia de hablar de sexo en la familia y con los hijos.


Foto de Toa Heftiba en Unsplash

4 comentarios en “Hablemos de sexo

Lo que aprendemos por el camino, muchas veces lo aprendemos con los demás... ¿Qué te ha parecido este texto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s